Carlos Saavedra y su candidatura a la rectoría UdeC: “Es un proyecto que representa los sueños y anhelos para nuestra institución”

A sus 54 años, el profesor Carlos Saavedra decidió volver a postularse para la rectoría de la Universidad de Concepción, institución para la cual trabaja con cariño y creatividad desde hace 25 años. Siente que aún continúan vigentes varias propuestas de su candidatura anterior y que es necesario instalarlas, especialmente ahora, que el plantel está próximo a su cumpleaños número 100. Transparencia en la gestión, participación, inclusión, equidad y un desarrollo sostenido son algunos de los pilares sobre los que se asienta su programa como candidato.

 

El físico, hace énfasis en que su candidatura se trata de un proyecto colectivo, del cual simplemente es el rostro que lo encabeza y que su propuesta tiene “una mirada institucional amplia, desde una diversa gama de disciplinas”, como relata. “Recoge la tradición, pero también necesidades y aspiraciones de las nuevas generaciones de lo que debe ser el desarrollo institucional. Creemos que es una oportunidad única de crecimiento, a nivel de universidad, pero también a nivel personal. Finalmente, es un proyecto que representa los sueños y anhelos para nuestra institución”, precisa.

El investigador tiene claro que la UdeC es una universidad consolidada en su quehacer general y que muestra fortalezas importantes tanto en su composición humana, como en aspectos académicos. “El hecho de que se encuentre en regiones y que muchos de sus estudiantes hayan sido los primeros de su familia en ingresar a la educación superior, le da una composición y características únicas, de desarrollo y crecimiento”, agrega.

Desafíos pendientes

A finales del 2016, la Universidad de Concepción fue acreditada por 7 años, el máximo que se puede obtener en nuestro país. Carlos afirma sentirse orgulloso de que la UdeC sea reconocida a nivel local, nacional y mundial: “Nos parece un reconocimiento a la trayectoria de la institución, al quehacer de las personas que construyen la universidad y a la relevancia que tiene a nivel nacional”, declara. Pero al mismo tiempo, siente que aún quedan desafíos por afrontar, pero en otras direcciones.

“Siempre se habla del crecimiento de la institución y estamos absolutamente comprometido con esto y su excelencia. Pero nos interesa que se base en el desarrollo humano: integral para nuestros estudiantes y personal. Un desarrollo humano que considere la dignidad y la libertad para desarrollar sus distintas actividades”, explica Saavedra, agregando que esto se lograría a través de la participación, equidad e inclusión, puntos muy presentes en su programa.

También, siente que es prioridad que cada una de sus carreras estén acreditadas: “No es un simple proceso de presentar documentación, sino que también significa autoevaluación, reconocer nuestra fortalezas y debilidades. Debe significar un compromiso institucional para mejorar las condiciones en las que nos desarrollamos. Nuestro compromiso es alcanzar el 100% de la acreditación de las carreras”.

Uno de los temas que le parece urgente, es la necesidad de tener un organismo al interior de la comunidad que permita la participación de todo el personal. “Debemos construir una instancia de participación y que esa mancomunidad de objetivos parta desde un órgano que tenga poder de decisión dentro de la planilla. Obviamente, de forma responsable y que no entre en conflicto con otros organismos, como el directorio y el consejo académico. Dada la aparición de nuevas funciones y tareas al interior de nuestra universidad, observamos que algo así tendría cabida y puede aportar a la institución”, precisa.

Otras de sus ideas, son apoyar a los jóvenes que ingresan a trabajar a la universidad o que vienen regresando de cursar estudios de posgrado: “El personal joven es el principal pilar del dinamismo de los próximos años. Representan esta capacidad innovadora de la institución. Es fundamental aprovechar su experiencia, acompañarlos en su formación, quehacer docente y administrativo, además procesos de postulación a proyectos. Necesitamos incorporar protocolos de inserción bien definidos”, afirma, agregando que a futuro también es importante pensar en academias o centros de estudios de formación avanzada que recojan sus saberes y habilidades.

Además, Saavedra siente que es importante incorporar la equidad a la UdeC: “las universidades e instituciones pierden parte relevante de su quehacer al concentrar la toma de decisiones en base a la tradición que ha habido hasta ahora. En el caso de nuestro equipo de trabajo, siempre ha tenido una composición bastante equilibrada y queremos que eso se refleje a nivel institucional”, detalla, agregando que sería importante que la universidad consiguiera el sello de la equidad por parte del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género.

Legado

El Dr. Carlos Saavedra fue reconocido el 2010 como Premio Municipal de Ciencia en Concepción. A pesar de este premio, él afirma que no es su prioridad ganar premios. “Hay dos posibilidades en la vida de alguien que se dedica a la investigación científica: velar por el desarrollo de una carrera individual o velar por las condiciones para las siguientes generaciones. Yo opté por lo segundo. Un profesor francés me lo dijo: las generaciones mayores se tienen que preocupar de las menores y mientras antes comiencen, mejor. No es mi preocupación de postular ni a cargos ni a premios. Si hay reconocimiento, genial. Pero el objetivo principal es otro”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

« Abr 2018 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6